Normativa vigente sobre drones, Octubre 2016

SIN GOBIERNO NO HAY DRONES!!!

Como todos sabéis, la normativa actual que regula el uso de drones data de un reglamento redactado/adaptado en 2014; recordemos que un drone es aquel aparato, ya sea terrestre, aéreo o acuático capaz de desarrollar rutas de forma autónoma, con asistencia humana opcional (piloto de drones), 

Pues bien, se esperaba que para comienzos de este año, allá por marzo auguraban los más adelantados de la clase, hubiese aprobado y en vigor un nuevo reglamento algo menos restrictivo que nos permitiese volar con “menos rigidez”….

Por un lado, se esperaba cierta flexibilización en lo que a usos lúdicos de nuestros aparatos se refiriese (ampliación de la distancia máxima de separación máquina-piloto, etc) así como una racionalización a la hora de permitir el uso profesional de este tipo de naves con el fin de estimular la aparición de un nuevo sector industrial (agricultura de precisión, video grabación aérea, vigilancia, etc)




¿Realmente qué ha ocurrido? Pues ni más ni menos que la situación política que quedó en suspenso a finales de 2015 con motivo de las elecciones generales y lo que ha venido detrás, por todos conocido y que aún no ha quedado resuelto (y lo que parece que aún queda…) han hecho que dicho reglamento, muy deseado por el sector y los aficionados, siga “durmiendo” en un cajón a la espera de ser aprobado.




¿Por qué os cuento esto hoy? Pues porque ha llegado hasta mi uno de esos casos en los que te da rabia ver cómo alguien quiere unir afición con trabajo, invierte tiempo, esfuerzo y dinero, se somete a la burocracia y el papeleo para montar una pequeña empresa para después no poder empezar su actividad profesional porque dicho reglamento está sin aprobar.

Se trata de un ejemplo de utilidad profesional, en la cuál, un sencillo drone polivalente, como podría ser nuestro Kit-Drone, sirve para realizar inspecciones de tejados, cubiertas y partes altas de edificios (naves industriales, monumentos, edificios altos, etc) ofreciendo al cliente no sólo una grabación a altísima resolución, la cual poder revisar a todo detalle en una TV tantas veces como se desee, sino una primera inspección al detalle a través de un monitor FPV, observando y guiando al operador de qué quiere ver o grabar (en tiempo real).

No, esta imagen no es de nuestro amigo, es de Drones Oviedo


Tradicionalmente, para inspeccionar el estado de tejados o canales de recogida de agua de lluvia hacían falta o mejor dicho, hacen falta, dos operarios, escaleras amplias, y tiempo, mucho tiempo. 

La idea de “nuestro amigo” no ha podido ser más sencilla; con un drone bien armado y equilibrado, una cámara 4K conectada a un emisor de video, se posiciona bajo el objetivo con el cliente y recorre en unos pocos minutos y con varias pasadas el objetivo, al mismo tiempo que el cliente hace sus indicaciones y apreciaciones. 

En unos pocos minutos, el cliente tiene una evaluación del tejado de su unifamiliar, la cubierta de su granja o el estado de un nido colocado sobre un alero de la torre del campanario del ayuntamiento…. 

Fácil, rápido y más económico imposible….


Todo esto, tendrá que esperar, al menos, un largo tiempo más, hasta que dicho reglamento se apruebe.